Agosto o el final (II)

(Continuación) O para esas ocurrencias ya trasnochadas y sacadas del baúl de los recuerdos “karinianos”. Algunas crueles como el propio mes de abril. Sirva de muestra la de: “Un padre sólo es tan bueno como casino online su hijo más tonto. Si uno gana el Nobel y al otro lo atraca una prostituta, ha fallado”. […]