Antoine de Saint-Exupéry

Publicado el 13 julio 2010
Archivado en Carlos Roque Sánchez | 1 comentario

Nació en Lyon, Francia, en 1900. Hizo el servicio militar en aviación y en los años veinte, ya era un reputado aviador que había trabajado en varias líneas aéreas, civiles y militares.

Con motivo de ello, las autoridades soviéticas le invitaron al vuelo inaugural del Maxim Gorki’.

Además, como escritor, empezaba a gozar de cierta fama. Le habían publicado “Correo del Sur” y “Vuelo nocturno”. Por eso el periódico Le Fígaro le encargó cubrir el acontecimiento.

Su mujer, Consuelo de Saucin, cuenta que se enteró del accidente en la calle, al escuchar los gritos de los vendedores de periódicos: “¡Catástrofe! ¡Se estrelló el gigante ruso Maxim Gorki! ¡Ninguno de los pasajeros sobrevivió!”.

Por extraño que nos parezca, dice que no se descompuso. Que presentía que su marido se había salvado. De hecho se marchó para casa, a esperar la llamada de Tony, así le llamaba Consuelo.

Y la llamó. Sorprendentemente, no se había montado en el avión. El Jefe de las Fuerzas Aéreas Soviéticas le había invitado a un vuelo de prueba que se realizó el día anterior.

¿Por qué? Todos lo ignoran. Es otro misterio.

Casi todo lo relacionado con la tragedia está cubierto del mayor de los secretismos. Todo el material producido en la investigación, tanto escritos como filmaciones, sigue confiscado por las autoridades.

Quienes apuestan por un complot político piensan que, quizás, no era conveniente para las relaciones con Francia, que muriera un conocido súbdito francés, máxime en pleno rearme y expansión de la Alemania nazi.

De ahí que se decidiera salvarlo. Y eso que, en aquellos tiempos, ser corresponsal en la URSS equivalía más o menos a ser tenido por espía.

Otrosí, Saint-Exupéry era piloto, razón de más para que se le vigilara.

Los misterios le acompañaron hasta el final de sus días. Su propia muerte, en misión bélica aérea, en julio de 1944, (suicidio, según algunos) también está envuelta en el enigma.

Comentarios

Una respuesta para “Antoine de Saint-Exupéry”

  1. El Principito | vivirlaeducacion on julio 14th, 2010 8:32

    […] Tony se hubiera subido al avión ese día, hoy no podríamos disfrutar de ‘El Principito’. Una […]

No hay mas respuestas




Los enlaces en los comentarios pueden encontrarse libres de nofollow.