Educar en el sentido común

Publicado el 21 octubre 2012
Archivado en Josep | Salir del comentario

Dosis de realismo habría que añadir a los contenidos educativos, no académicos, en los que el sentimentalismo sigue dominando toda nuestra formación como personas.

Cuando contratamos un seguro de vida, la compañía puede obligarnos a pasar un reconocimiento médico previo a la contratación, sobre todo cuando la cuantía asegurada supera los 300.000€, o cuando al rellenar el cuestionario de salud, decimos que tenemos una enfermedad conocida previa.

Si la cuantía que queremos asegurar es menor de los 300.000€, la compañía de seguros se conforma con que rellenemos un cuestionario de salud, en lo que interesa es conocer si tenemos enfermedades previas. Si declaramos alguna enfermedad, entonces tendremos que pasar por un reconocimiento.

Si tu seguro de vida no te obliga a pasar un reconocimiento, y se conforma con un cuestionario, mi recomendación es que no mientas en ningún momento, ya que en el caso de que mientas, y por desgracia, tu familia tenga que hacer uso del seguro de vida, la compañía va a hacer todo lo posible por demostrar la mentira para no pagar.

Esto se hace para que no se estafe a los seguros de vida, y te pongo un ejemplo muy claro para que lo entiendas. Imagina que una persona con una enfermedad terminal contrata un seguro de vida por 300.000€.

Paga su cuota anual, y muere a los pocos meses, de forma que la compañía de seguros ha cobrado 300€ y ha desembolsado 300.000. Si se dan más casos como éste, la compañía de seguros quebraría en unos meses.

Esta es la finalidad de los reconocimientos médicos a los que nos someten los seguros de vida, y es que como siempre digo, la compañía de seguros nunca pierde.

Comentarios

No hay mas respuestas




Los enlaces en los comentarios pueden encontrarse libres de nofollow.