Historia de Hijoputas (con perdón). [I]

Publicado el 11 octubre 2010
Archivado en Carlos Roque Sánchez | 1 comentario

Primera parte: Hijoputa I. Una mañana recordé que debía llamar a un amigo. De memoria marqué su número y alguien con muy mal humor contestó:

– “¿Qué quiere?”
– “Soy Carlos Roque, ¿podría hablar con José Luís?, por favor”.
– “Te has equivocado, gilipollas”, me respondió y, acto seguido, colgó.

No daba crédito. Cogí la agenda y, en efecto, me había equivocado. Un número me había “bailado”. Estas cosas pasan con la edad. Ahora bien el tipo se había pasado. Y yo decidí hacer lo mismo.

No está bien, ya lo sé, pero lo hice y hecho está. Marqué el número equivocado (no se me había olvidado, qué curioso) y nada más descolgar le espeté:

– “Eres un hijoputa”, y colgué rápidamente. Por supuesto anoté el número en mi agenda y a su lado puse “Hijoputa”. Qué si no iba a poner.

Desde entonces, cada vez que lo necesitaba, por el motivo que fuera, lo llamaba empleando la misma técnica. “Eres un hijoputa”, y colgaba rápidamente. Venía a ser como una terapia. Y de las buenas. Oiga mano de santo, se lo digo yo.

Lo malo es que se me acabó el chollo terapsicológico, cuando apareció el servicio de identificación de llamadas. Qué se le va a hacer. A veces Dios aprieta. Pero como el ingenio es fruto de la necesidad, tuve una feliz idea. Marqué su número de teléfono y le dije:

– “Hola, le llamo del departamento de ventas, quisiera saber si conoce nuestro servicio de identificación de llamadas”.
– “No” me dijo el muy grosero, y colgó. Me faltó tiempo para volverlo a llamar: “Eres un hijoputa”. Y vuelta a empezar. Dios aprieta, pero no ahoga. (Continuará)

Comentarios

Una respuesta para “Historia de Hijoputas (con perdón). [I]”

  1. Historia de Hijoputas (con perdón). [II] | vivirlaeducacion on octubre 13th, 2010 8:24

    […] parte: Hijoputa II. Habían pasado ya unos meses de lo que les he contado, y perdido su efecto terapéutico, cuando me ocurrió un hecho […]

No hay mas respuestas




Los enlaces en los comentarios pueden encontrarse libres de nofollow.