Historia de Hijoputas (con perdón). [y III]

Publicado el 15 octubre 2010
Archivado en Carlos Roque Sánchez | Salir del comentario

Tercera Parte: Enlazando hijoputas. Dicen que cuando el diablo no sabe que hacer, mata moscas con el rabo. Y eso es lo que me pasó. Se me ocurrió otra idea. Llamé al Hijoputa I:
– “Dígame”
– “Hola hijoputa” – pero esta vez no colgué.
-“Estás ahí todavía, ¿verdad, cabrón?”
– “Sí, hijoputa”.
-“Deja ya de llamarme o… Si supiera quien eres te rompía la boca”, me dijo.
Y entonces le di todos los datos del Hijoputa II: nombre, domicilio, … hasta los del coche.
– “¡Ahora mismo voy para allá!
– “¿Sí? ¡Qué miedo me das, hijoputa!” y colgué.
Inmediatamente llame al Hijoputa II:
– “Dígame”
-“Hola hijoputa” y no colgué.
– “Como te pille algún día…”
– “¿Sí?, pues a ver si es verdad. Ahora mismo voy hacia tu casa” y colgué.

Por ultimo, cogí el teléfono y llamé a la policía. Les dije que estaba en la dirección del Hijoputa II y  que iba a matar a mi novio. Luego hice otra llamada a una cadena de televisión local y les dije que iba a haber una pelea de pandillas en la dirección que ustedes se imaginan.

Cogí el coche y me fui para allá a toda pastilla. No me quería perder nada. Cuando el I llegó, el II ya le estaba esperando en el portal. Todo un espectáculo, oiga.

Cobraron hasta los cámaras de televisión. La policía tardó en llegar. Desde entonces no se me ha vuelto a ocurrir nada ¡Qué apuro, Dios!

Comentarios

No hay mas respuestas




Los enlaces en los comentarios pueden encontrarse libres de nofollow.