La importancia del lavado de manos

Publicado el 24 enero 2015
Archivado en Maju - Lic. Marcia Rosin | Salir del comentario

manos

Una de las primeras normas de higiene que enseñamos hoy a nuestros hijos es el lavado de manos, reiteradas veces en el día, especialmente después de utilizar el cuarto de baño y antes de la ingesta de comidas. Estamos, sin duda alguna, todos de acuerdo que el lavado correcto de las manos permite la prevención de contagio de enfermedades de distinto tipo.

Para conocer un poco de donde proviene este conocimiento, hoy por suerte ya tan arraigado en vuestra cultura, aquí va un poco de historia.

En el año 1835, en el Hospital General de Viena, se atendían los partos en dos salas distintas. En la Sala 1 los partos eran llevados a cabo por médicos y estudiantes, mientras que en la sala 2 por parteras y sus alumnas. Sin embargo, la diferencia no radicaba en ello, sino que en la primer sala el índice de mortalidad de las madres era de un 25 % mientras que en la segunda sala era de tan solo un 2 %. El Dr. Ignaz Semmelweiss observó que los médicos y estudiantes de la sala 1 eran también quienes trabajan con los cadáveres de la morgue e intuyó, sin tener conocimiento de los gérmenes presentes, que algo se estaría trasladando de un cuerpo muerto a uno vivo, y que el medio de traslado serian las manos de estudiantes y médicos. Comenzó a solicitar, entonces, el lavado de manos, logrando disminuir la mortalidad en la sala 1 al 1,8%. A pesar de ello, el Dr. Semmelweiss fue echado del Hospital General de Viena por rechazo de sus colegas.

Años más tarde, con los descubrimientos de Pasteur sobre la relación entre los gérmenes y la posibilidad de infecciones en las personas, el Dr. Joseph Lister logró que se aceptara el lavado de manos como metodología preventiva de contagio.

Comentarios

No hay mas respuestas




Los enlaces en los comentarios pueden encontrarse libres de nofollow.