Terapia adultos: Cuando la timidez llega a ser un problema

Publicado el 27 mayo 2011
Archivado en Josep | Salir del comentario


La timidez reduce la posibilidad de las personas de interactuar y por tanto de conocer otras personas que pueden en un futuro llegar a convertirse en amigos o parejas. Una vez que se detecta que se es tímido, la persona debe esforzarse por conocer y comprender dicha timidez, para de esta manera no dar lugar a comportamientos de aislamiento. La soledad asociada a la timidez puede dar pie a una imagen errónea de la persona haciendo que parezca distante cuando no lo es.


Uno de los aspectos fundamentales para vencer la timidez es conocerse y aceptarse a sí mismo. Es un rasgo muy típico en las personas tímidas el desconfiar de sí mismas y el tener una baja autoestima, y un autoconcepto inadecuado.


Las personas tímidas suelen tener temas de conversación tan atractivos como los no tímidos, la diferencia fundamental está en la forma en la cual los primeros se perciben a sí mismos. Mientras los segundos no le dan tanta importancia a lo que dicen o cómo lo dicen, los tímidos son especialmente sensibles al cómo hablar y al qué decir. Además tienden a ser poco tolerantes con los errores que normalmente se cometen en las interacciones sociales, los cuales son normalmente atribuidos a factores internos, estables y globales de personalidad, lo que a su vez hace sentir peor a la persona. El no tímido al equivocarse es más flexible y ve el error como un producto más externo, inestable y específico de su personalidad. Estos dos estilos atributivos diferentes están en la base de muchos comportamientos introvertidos y tímidos.


El conocer cuáles son las limitaciones que tenemos cuando estamos en sociedad, y cuáles son nuestras virtudes nos hará sentirnos seguros a la hora de entablar una conversación con alguien.


También es importante tener en cuenta que lo que es importante para uno, no tiene porque ser importante para el otro, a pesar de
que nuestro objetivo sea tener una amistad o relación se debe ser “egoísta” en este aspecto. Es decir, el NO buscar lo auténtico nos aleja de la timidez.  Muchas personas para intentar captar la atención del otro se inventan gustos o deseos e intentan de este modo atraer la atención del otro, esto les hace entrar en una espiral de autoengaños que la limitan y la hacen no ser ellas mismas. Como resultado final se aíslan por no poder seguir con dicha dinámica.


La persona tímida debe superar la ansiedad generada por su inhibición expresiva, para esto es imprescindible llevar a cabo de manera rutinaria interacciones sociales. Estas interacciones deberán incluir los aspectos limitadores, estos deben de ser evaluados por un especialista en caso
de ser posible. Con cada uno de estos elementos se crearan situaciones guiadas y realizadas previamente mediante técnicas como el rol-playing que escenifiquen las necesidades requeridas.


Hay otras técnicas en terapia cognitivo conductual para superar la ansiedad asociada a las interacciones sociales: el modelado, la visualización, la inundación, la desensibilización sistemática, la discusión cognitiva son ejemplos de ellas.


Es necesario tener mucha paciencia, entrenamiento y constancia; de esta forma cada vez se estará más cerca de superar los efectos desagradables asociados a la timidez.


Saludos,


Héctor


www.psicologosbonnet.es


Be the first to like this post.

View the original article here

Comentarios

No hay mas respuestas




Los enlaces en los comentarios pueden encontrarse libres de nofollow.