Terapia adultos: Cuando sentirme mal llega a ser positivo

Publicado el 28 mayo 2011
Archivado en Josep | Salir del comentario

10 mayo, 2011 por Psicólogos Bonnet

La tendencia a no saber diferenciar entre las creencias irracionales y las racionales nos hace no poder distinguir entre emociones negativas y positivas. Todos experimentamos emociones negativas, la diferencia está en la creencia que está de base en cada emoción sentida.

La siguiente lista describe emociones negativas sentidas de manera sana:

Inquietud: emoción asociada a la creencias “espero que esto no suceda, y sería mala suerte que sucediera”.Ansiedad: emoción asociada a creencias “esto no debe ocurrir, y sería horrible que ocurriera”.Tristeza: emoción asociada a creencias “he tenido mala suerte al tener esta pérdida, pero no hay ninguna razón por la que esto no debiera haber pasado”. Depresión: emoción asociada a creencias “no debería haber sufrido esta pérdida, y es terrible que haya sido así”. Cuando la persona se siente responsable de la pérdida, él o ella tienden a condenarse: “No soy bueno” mientras que si la pérdida se encuentra fuera del control de la persona, él o ella tienden a condenar las condiciones de vida o al mundo: “Es terrible”.Dolor: Los sentimientos de dolor (o tristeza) se producen cuando una persona reconoce que ha hecho algo malo en público o privado pero se acepta a sí misma como un ser humano que puede cometer fallos. La persona se siente mal por su acto pero no por sí misma porque está asociado a creencias “PREFERIRÍA NO HACER LAS COSAS MAL, PERO SI ESO PASA, ¡MALA SUERTE!”.Culpabilidad: cuando la persona se juzga a sí misma como mala, perversa y corrupta por haber actuado mal. En este caso la persona se siente mal, tanto por su acto como por ella misma, está asociado a creencias “NO DEBO HACER LAS COSAS MAL EN UN FUTURO, ¡YO NO SOY UN MALVADO!”.Desilusión: cuando se comporta “de forma estúpida” en público, reconoce su acto estúpido, pero se acepta a sí misma. La persona se siente desilusionada por su comportamiento pero no consigo misma, porque prefiere, pero no se obliga, a comportarse bien. Está asociada a creencias “PREFERIRÍA NO COMPORTARME DE FORMA ESTÚPIDA”. Vergüenza: cuando alguien reconoce que se ha comportado “de forma estúpida” en público y se condena por algo que no debiera haber hecho. Las personas que sienten apuro y vergüenza suelen predecir que su audiencia les va a juzgar negativamente, y en este caso suelen mostrarse de acuerdo con estos prejuicios. Está asociada a creencias “NO DEBERÍA COMPORTARME DE FORMA ESTÚPIDA”. A menudo creen que necesitan de la total aprobación de los demás. Se puede distinguir la vergüenza del apuro, porque en la vergüenza al público se le valora como más serio. Sin embargo, ambas emociones incluyen la auto-denigración.Disgusto: cuando la persona no tiene en cuenta una norma de vida de un individuo. A la persona que se disgusta no le agrada lo que el otro ha hecho, pero no le condena por ello. Esta persona piensa: “NO ME GUSTA LO QUE ÉL O ELLA HA HECHO, Y PREFERIRÍA QUE NO HUBIERA OCURRIDO, PERO NO QUIERE DECIR QUE ÉL O ELLA NO PUEDA ROMPER MIS NORMAS”.Ira: la persona cree que el otro no debe de ninguna manera romper sus normas y le condena si lo hace. Está asociada a creencias “NO DEBERÍA HABER HECHO…”

Saludos,

Héctor Peraza Díaz

www.psicologosbonnet.es

Escrito en Adultos, Inteligencia emocional, Ansiedad y depresión | Dejar un comentario

Be the first to like this post.

View the original article here

Comentarios

No hay mas respuestas




Los enlaces en los comentarios pueden encontrarse libres de nofollow.