Vientos de innovación educativa

Publicado el 9 mayo 2013
Archivado en Josep | Salir del comentario

Parece ya un tópico más este tema de la innovación educativa. Cada cierto tiempo se reaniman los debates sobre la calidad de la enseñanza y sobre lo que realmente importa cuando unos padres deciden llevar a sus hijos a un determinado colegio. En esta época de recortes generalizados la educación no se ha librado de ellos y día a día asistimos a informativos en los que se nos cuentan los inmensos problemas que se generan en los centros educativos por culpa de estos recortes.

Por otra parte gran número de profesores viven anclados en prácticas educativas propias de hace casi dos siglos con planteamientos muy poco actuales en los que prima la clase magistral y se abandona la idea irrenunciable de que el único sentido de la educación es el propio alumno y todo su desarrollo integral.

Como respuesta nacen movimientos educativos de grupos más comprometidos con la educación en los que se debate las esencias de la educación y se analizan nuevas metodologías y posibilidades de renovar, lo que se conoce como innovación educativa, las actuaciones docentes para que los alumnos acaben convirtiéndose en los verdaderos artíficies de la construcción integral de su persona.

Las recientes directrices sobre el trabajo educativo basado en competencias es un paso más en esta nueva línea, como también la incorporación de las tic y nuevos métodos con los que se le cede el protagonismo al alumno.

Entre esos centros educativos que se plantean los retos de la educación como algo apasionante nos encontramos por ejemplo con el British Council School un centro educativo que atiende alumnos desde los 3 años hasta que ya tienen que acceder a estudios superiores. Hay cinco pilares básicos en esta institución que permiten el desarrollo integral de cada alumno y que cada uno de ellos alcance el máximo potencial de lo que pueda ser capaz. Son estos: Lealtad  con los demás, flexibilidad en el trato con los otros, amor por el colectivo, fuerza y capacidad de superación y positividad ante las adversidades.  Me gustan estos valores porque con ellos una persona crece en armonía consigo mismo e integrado socialmente. ¿Qué más podríamos pedir?

 

 

Comentarios

No hay mas respuestas




Los enlaces en los comentarios pueden encontrarse libres de nofollow.